La superficie de Eris es revelada

Al combinar las observaciones telescópicas del planeta enano Eris con estudios complementarios de laboratorio de hielo, los científicos han encontrado que la composición de la superficie del planeta se asemeja a la de Plutón.

El planeta enano Eris y su luna Dysnomia, fotografiados por el Telescopio Espacial Hubble en 2006
Eris es el más grande de los planetas enanos conocidos. Es un objeto trans-neptuniano que orbita más allá del Cinturón de Kuiper, y en ciertos puntos de su órbita, se encuentra tres veces más lejos del Sol que Plutón.

Los hallazgos, presentados por el profesor Stephen Tegler de la Universidad del Norte de Arizona (NAU) en la reunión de la División para Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana celebrada esta semana en Pasadena, son el resultado de dos años de trabajos realizados en el laboratorio de hielo de NAU. "Hay sólo un puñado de laboratorios como este para hacer esta clase de trabajo en el mundo", dice Tegler. "Mediante el estudio de las superficies de los planetas enanos helados, esperamos conseguir una mejor comprensión de los procesos que afectan a su superficie".

El equipo creó muestras de hielo de diferentes composiciones -metano, nitrógeno, argón, mezclas de metano con nitrógeno y mezclas de metano con argón- a temperaturas de hasta -200 grados centígrados. Mediante el paso de la luz a través de las muestras para revelar sus huellas químicas -espectros- el equipo pudo comparar las composiciones con las observaciones telescópicas de la luz solar reflejada por las superficies de los planetas enanos. Las observaciones astronómicas de Eris se realizaron utilizando el Telescopio de Espejos Múltiples en Arizona, mientras que las observaciones de Plutón vinieron del observatorio Kitt Peak.

"Al combinar los datos astronómicos y de laboratorio, encontramos que alrededor del 90 por ciento de la superficie helada de Eris está formada por hielo de nitrógeno y un 10 por ciento está formada por hielo de metano, por lo que no es tan diferente de Plutón", dice el coautor David Cornelison de la Universidad Estatal de Missouri.

El estudio de estos mundos distantes proporcionará una mejor comprensión de cómo se formaron y evolucionaron los objetos en las partes más lejanas del Sistema Solar, un tema que continuará con la llegada de la misión New Horizons de la NASA a Plutón en 2015.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada