Investigadores construyen jardín lunar

La Luna no es el lugar más hospitalario para el cultivo de frutas y verduras. La falta de atmósfera y agua natural, temperaturas extremas, y la exposición a los rayos cósmicos presentan algunos desafíos importantes para los futuros habitantes que quieran seguir una vida sostenible en la Luna. Con estos retos en mente, los científicos han construido un invernadero lunar que está diseñado para cultivar plantas como la papa, maní, tomates y pimientos en virtud de las condiciones extremas de la Luna.

Murat Kacira en el Centro de Medio Ambiente Controlado de Agricultura, sosteniendo algunos tomates
Desarrollado por Phil Sadler de la compañia Sadler Machine, Gene Giacomelli y otros investigadores en la Universidad de Arizona, el invernadero de más de 5 metros de largo sería enterrado debajo de la superficie de la Luna para evitar los mortales rayos cósmicos y las erupciones solares. Las plantas pueden crecer sin tierra en el invernadero gracias a la tecnología hidropónica, las soluciones de nutrientes minerales, y los grandes sobres que mantienen a las semillas en su lugar a medida que empiezan a crecer.

El invernadero está diseñado para que las plantas obtengan dióxido de carbono de la exhalación de los astronautas. Además, incluso el agua para las plantas puede ser extraída de la orina humana. Los astronautas no tendrían que bajar hasta el invernadero para entregar estos componentes a las plantas; el dióxido de carbono y el agua sería suministrada al invernadero subterráneo desde la base lunar en la superficie a través de tanques a presión. Del mismo modo, la luz solar podría ser suministrada a las plantas a través de cables de fibra óptica.

Los investigadores diseñaron el invernadero para operarlo remotamente o incluso de forma autónoma, por lo que el alimento podría estar listo cuando lleguen los astronautas. El sistema completo se puede plegar en un disco de poco más de un metro de ancho, enviado a la Luna, y desplegado en 10 minutos. Con la opción de ser controlado desde la Tierra por los sensores y cámaras, tomará unos 30 días para que las verduras crezcan.

"Puedes pensar en esto como un mecanismo robótico que suministra alimentos, oxígeno y agua potable", dijo Giacomelli en un comunicado de prensa.

En conjunto, el invernadero lunar contiene aproximadamente 220 libras de material húmedo que puede aportar 53 cuartos de agua potable y 0,75 libras de oxígeno durante un período de 24 horas, mientras que consume unos 100 kilovatios de electricidad y una libra de dióxido de carbono.

Muchas de las características del jardín vienen del South Pole Growth Chamber aquí en la Tierra, el cual fue diseñado previamente por la compañía Sadler Machine. La cámara de crecimiento tiene que superar algunos de los mismos desafíos en ciertos meses del año, cuando las corrientes oceánicas que circulan separan al polo del resto del mundo. Los investigadores también están buscando el uso de una tecnología similar para su utilización en jardines urbanos en zonas densamente pobladas, donde el suelo fértil es escaso.

"Hay gran interés en proveer comida fresca en las cuidades, para el cultivo de buenos alimentos donde viven las masas", dijo Giacomelli. "La idea es cultivar alimentos frescos de alta calidad que sólo tengan que ser transportados por distancias muy cortas. También en cierto sentido la agricultura regresarría a la vida cotidiana de los habitantes de las ciudades".

Fuente

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como tenga que consumir 100kw cada 24 apañaos estamos. Supongo que sera una errata.

Quasar dijo...

Error de traducción, por lo menos, no es. De tener un error debería ser de la fuente original.

Saludos.

Publicar un comentario